Después de…No se os puede dejar solos (1ª parte) y Atado y bien atado (2ª parte)

Título

Después de…No se os puede dejar solos (1ª parte) y Atado y bien atado (2ª parte)

Fecha

1981-1983

Descripción

Documental que deja la imagen y la voz de este periodo –que se desarrolla fundamentalmente entre 1979 y 1980- al auténtico protagonista de este proceso, que fue el conjunto del pueblo español. Es por ello, por la agudeza, la constancia y valentía a la hora de filmar, recopilar y distribuir los materiales que forman parte de estas 3 horas de filmación, por los que esta propuesta ha de quedar quizá como el testimonio fílmico más importante no del periodo de transición a la democracia de España, sino de un momento temporal concreto en el que realmente a partir de problemas endémicos de nuestro país –el retraso coyuntural que este padecía-, lastres quizá ajenos a nuestro propio marco geográfico –la crisis económica que caracterizaba el mundo occidental- y la resolución decidida de problemas industriales aparcados en el propio periodo de la transición –la incidencia en la agricultura o la necesaria modernización industrial-, muchos españoles de aquella época llegaron a pensar en la escasa eficacia de la llegada de un régimen democrático. Un descontento –o, mejor dicho, “desencanto”- que por parte de las gentes de la izquierda se manifestaba en comprobar cómo tardaban en arrancar reformas y leyes civiles demandadas por muchos, mientras que para los nostálgicos del franquismo España se estaba destruyendo.
Valor didáctico Muy alto. Si los documentales de Victoria Prego son los mejores en cuanto a política, este es el mejor en cuanto a reflejo de la sociedad. Las imágenes más impactantes y al mismo tiempo casi “esperpénticas” recaen en aquellos momentos que muestran los ritos y personajes representativos de la extrema derecha de aquel tiempo. Y a este respecto uno no puede dejar de olvidar lo involuntariamente hilarante que resulta el primer plano sostenido de la –presumiblemente- acomodada señora de edad, que desglosa ante la cámara y en la explanada del Valle de los Caídos una furibunda y apocalíptica proclama del caos español que había destruido la “obra” de Franco. Esto, o las declaraciones de la cantante Charo Reina, mostrándola momentos después lanzando una proclama de un mitin de Fuerza Nueva, o la actividad de los jóvenes seguidores de Blas Piñar tirando piedras desde permitirán que queden en la memoria tanto de los aficionados como de los estudiosos de ese periodo apasionante de nuestra historia reciente. La película puede servir para debatir sobre si España realmente ha mejorado mucho desde entonces, pues por ejemplo buena parte de la agricultura vive de la subvención, la educación sexual en los colegios aún no está reglada, hay problemas de desindustrialización agravados por la deslocalización de empresas, la reivindicación de la Memoria histórica sigue generando conflictos… Aunque se haya mejorado en cuanto a Estado del bienestar, pues como se ve entonces no había servicios en los barrios, hoy ese estado del bienestar cuestionado debido a la crisis económica. Afortunadamente la democracia es España está hoy día consolidada y la ultraderecha apenas tiene presencia pública.
Cierto es que las limitaciones de medios en ocasiones se hacen ostensibles –esa recurrencia un tanto pobre a los titulares de prensa para cubrir las carencias de imágenes o hacer avanzar la acción-, pero el abanico de temas que aborda este documental es realmente amplio y representativo. Desde la mirada a los diferentes sectores enfrentados en la sociedad vasca, la “pacífica” reivindicación de la autonomía catalana, la batalla por el derecho al aborto, las consecuencias de la crisis de la agricultura, la llegada de la izquierda a los ayuntamientos en 1979, la estrategia de la confrontación con extremos del terrorismo etarra y de ultraderecha... Todo un abanico de subtramas que en su conjunto formaron ese casi convulso periodo que muchos han querido idealizar. Después de.. se convirtió –casi a pesar suyo- en una película reveladora, ya que sus imágenes finales –y pese a la negativa a admitir la posibilidad de ello por alguna de las personalidades que intervienen- de alguna manera dejaba entrever la posibilidad de una intentona golpista, que se hizo realidad pocos meses después de la conclusión de la elaboración del documental. A partir de ahí, lo cierto es que esa losa pesó sobre la posible explotación comercial del producto logrado, sufriendo penalidades de todo tipo que casi confluyen en un secuestro de la misma. Cierto es que sus imágenes aún siguen resultado tan veraces como disolventes de cara a aquellos que quisieron hacer ver que la transición política española era una especie de cuento de hadas servido por la clase política. En sus imágenes, se puede ver la efervescencia de un pueblo que había aprovechado las posibilidades que le brindaban las recién estrenadas libertades democráticas -por un lado y mayoritariamente para demandar que estas prosiguieran en su correcto camino de la ampliación-, y por parte de una minoría ruidosa, el deseo de volver a un imposible camino de retorno que tuvo en el posterior 23- F su acto más recordado.

Director

Cecilia M. Bartolomé, José Juan Bartolomé

Género

Documental

Duración

190 min.

País

España

Enlace

http://www.naranjasdehiroshima.com/2009/09/despues-de-no-se-os-puede-dejar-solos.html

Enlace secundario

http://www.naranjasdehiroshima.com/2009/09/despues-de-no-se-os-puede-dejar-solos.html

Archivos

Colección

Citación

“Después de…No se os puede dejar solos (1ª parte) y Atado y bien atado (2ª parte) ,” Repositorio HISREDUC, consulta 13 de julio de 2024, http://repositorio.historiarecienteenlaeducacion.com/items/show/2453.